Seguridad

Antes de acostarse, recorrió la casa para asegurarse de que todo estaba en orden.

Puertas y ventanas cerradas, la alarma activada, las cámaras de seguridad encendidas, el cerco electrificado en funcionamiento, los perros entrenados en su lugar.

Solo olvidó quedarse del lado de adentro.

Anuncios

Paseo nocturno

 

Ya era tarde, pero decidió caminar un rato. Solo unas cuadras, para despejarse. La calle solitaria y el viento suave eran su compañía. Se sentía bien, tanto, que no necesitó encender el último cigarrillo que llevaba.

Tan relajado estaba que, en un primer momento, no advirtió que alguien lo seguía. Esa presencia se hacía más cercana. Podía escuchar su respiración, sus movimientos. Calcular la distancia que los separaba.

Decidió no girar para ver quién era. Al llegar a la esquina para regresar, vio que era su sombra la que seguía sus pasos. Respiró aliviado. Era solo su sombra.

Nunca reparó que esa noche no había luna y el corte de luz había sido general en toda la ciudad.