Árboles al sol

B 19-min

Una tenue luz se asoma entre los añejos árboles que rodean la casa.

Sus ramas parecen tocar el cielo con sus hojas ya cansadas.

Solo se escucha el murmullo del viento que las envuelve y las protege.

Sus raíces se aferran a la tierra para que recuerden su destino.

Anuncios

Gotas

Otro domingo de lluvia en la ciudad…

Espacio de imágenes y palabras

1-min

Gotas de lluvia

golpean la ventana

suavemente.

Vidrios

mojados por fuera.

Olor a tierra mojada.

Humedad

en las paredes.

Charcos

cerca de la puerta.

El agua

cae en las piedras.

Rebota y salpica.

Cae sobre las hojas

Se desliza.

Parece que danzan,

las gotas.

No hay viento.

No hay truenos.

Solo nubes.

Estoy del otro lado

de la ventana.

Oscuridad

de este lado.

Silencio

de este lado.

Sólo

puedo escuchar

las gotas de lluvia

que golpean

suavemente

la ventana.

Con eso

me alcanza.

Ver la entrada original

Horizonte

fotos de Delfi 36-min

Caminando por la playa

descubres ese horizonte

que es futuro.

 

Te adentras en el mar

que sacude tu inmensidad

y la hace pequeña.

Contemplas el sol

que te deslumbra y aquieta

surcando viejas heridas

de sal y pesadumbres.

Sientes la arena tibia

en tus pies ya desgastados

y alivia rencores olvidados

que no perdonas.

 

Es un viaje interior

por un paisaje extraño,

que de tanto en tanto

lo sientes tan cercano

tan en las entrañas,

que te invita a llorar

con lágrimas de mar

sombras de nubes

silencios de viento.

 

Y entonces es tiempo

de volver a mirar

ese horizonte que te llama.

Es la vida…

fotos de Delfi 13

 

Es la vida, la que ocurre

todo el tiempo

a nuestro alrededor.

 

Es decir esa palabra de consuelo

al desconocido que nos mira;

y es el silencio sin culpa

de los amantes

que no saben de palabras.

 

Es disfrutar la dulce espera

del hijo que regresa;

y es el dolor callado

y contenido

del que busca su destino.

 

Es ver la mañana de noviembre

que se cubre de celeste;

jacarandá por toda la vereda

nos invita a caminar

por su alfombra amanecida.

 

Es oír la risa de los niños

que salen de la escuela;

inunda la casa adormecida

y aquieta el silencio

de la mente que piensa y piensa.

 

Es sentir la brisa suave

que envuelve los temores;

la lluvia clara que limpia

la tristeza por un rato;

la tibieza del sol otoñal

que se cuela sin permiso.

 

Es caminar por nuevas calles

descubrir un bar donde el café

sabe a aventuras y placeres;

y paladear sorbo a sorbo

mirando el transcurrir del afuera.

 

Es contemplar el mar en el invierno

en una playa solitaria;

con  la compañía

amable y protectora de las rocas

y la arena entre los dedos.

 

Es sentarse en el banco de una plaza

donde todo florece, todo verde;

y ver la lejanía de lo ingrato

en sonidos de pájaros libres.

 

Es la vida, la que ocurre

todo el tiempo

a nuestro alrededor.

 

 

Dedicado a Coremi