Revelación

Le doy una pregunta

a la imagen reflejada

de tu sombra en el espejo.

Pero ella me responde:

-No sé de qué se trata.

 

Miro atrás y el perfil

recostado y tembloroso

del reflejo de tu sombra,

asiente y dice:

-Yo sí, pero no es tu asunto.

 

Al fin, mi visión

esfumada y sin contornos,

se adelanta unos pasos

y mirando las huellas

que la sombra del espejo

ha dejado, me dispara:

-Las respuestas están

del otro lado.

Siempre están

del otro lado del espejo.

Anuncios