Paseo nocturno

 

Ya era tarde, pero decidió caminar un rato. Solo unas cuadras, para despejarse. La calle solitaria y el viento suave eran su compañía. Se sentía bien, tanto, que no necesitó encender el último cigarrillo que llevaba.

Tan relajado estaba que, en un primer momento, no advirtió que alguien lo seguía. Esa presencia se hacía más cercana. Podía escuchar su respiración, sus movimientos. Calcular la distancia que los separaba.

Decidió no girar para ver quién era. Al llegar a la esquina para regresar, vio que era su sombra la que seguía sus pasos. Respiró aliviado. Era solo su sombra.

Nunca reparó que esa noche no había luna y el corte de luz había sido general en toda la ciudad.

Anuncios

37 thoughts on “Paseo nocturno

  1. A veces sucede que las sombras aprovechan la total oscuridad para observar, ignoro con cual interés. Pues cuando secuestran a alguién, nunca se sabrá lo sucedido, porqué desde ese lugar no hay camino de retorno. Me ha encantado es muy original. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s