Un destino: amar

Acariciar las heridas
que por frágiles,
el cuerpo atesora.

Traspasar el grito
que ahoga el pensamiento
y aliviarlo en un susurro.

Acertar la mirada
justa
en unos ojos esperados.

Entibiar las horas
transcurridas
en silencio compartido.

Recordar el encuentro
de dos voces
que evocaban un destino.

Presentir el aroma
de una piel esperada
a la distancia.

Amar, solo amar
y no esperar
en el destierro
nada más.

Anuncios

37 thoughts on “Un destino: amar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s