Ser uno

Un día hecho de una hora

a la sombra de ese árbol reposado

cuando ya no haya espacio

para la eternidad bajo los puentes,

sé que vendrás.

 

Cautivo en tu enorme libertad

a un cuerpo de distancia de mi alma

despojado

ya de todo y de nada

paseándote impaciente a mis espaldas,

sé que vendrás.

 

Y entonces

la tiniebla tenebrosa

modulada y virulenta,

nos cubrirá generosa

hasta que lloremos de tanto ver

hasta que volvamos

hasta cuando partamos

ignorando que la noche está enterrada

y que el día aún no nace.

 

Y veremos

levantarse del cielo hacia la tierra

una luz que dista apenas

un espejo de la sombra,

tu sombra reflejada en

mi sombra. Y seremos uno.

Anuncios

28 thoughts on “Ser uno

  1. Precioso, Claudia, Mis versos se quedan a años luz de los tuyos…
    Seremos uno, algún día,
    cuando las sombras nos cubran,
    cuando la luz del día se ciegue
    y se convierta en fría y negra noche,
    allí estaremos, en la eternidad.

    Un fuerte abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s