Por qué no…?

Doy la bienvenida

al espíritu inquieto

que me atormenta

y me sacude;

al recuerdo que construye

mis historias y mis huellas;

al brillo de los ojos

que festejan y saludan

mi llegada;

al sonido de una voz

que vibra en parecida

sintonía;

al frío que entumece

y recorta mis rastros deslucidos;

al repiqueteo insensato

e incesante de las gotas

florecidas en la lluvia;

a la niebla de la noche

cuando todavía es día;

al perfume de una piel

acariciada a la distancia;

a la mano que retiene

con espanto otra mano

que se escapa;

a las huellas que regresan

después de un largo viaje;

a la tormenta que estalla

capturando en un abrazo

los destellos y visiones de la tierra.

 

Por qué no reconsiderar

entonces la posibilidad de morir,

si es poderosa

la urgencia de la vida?

Por qué no alucinar

instantes fabricados

en días de dolor y angustiosa

espera?

 

Por qué no dar tregua

al minuto de fracaso

y aventurar placeres

aún en la tristeza

del olvido?

 

De dónde viene entonces

este hincar los dientes

a los trozos esparcidos

de mi vida,

sino por escapar a la

huida final, definitiva?

 

Y mientras tanto

le doy la bienvenida

y lo celebro

al espíritu inquieto

al recuerdo que construye

al brillo de los ojos

al sonido de una voz

al frío que entumece

a las gotas florecidas

de la lluvia

a la niebla de la noche

al perfume de una piel

a la mano que retiene

a las huellas que regresan

a la tormenta que estalla

a mi muerte… en cada instante de vida.

 

Anuncios

16 thoughts on “Por qué no…?

    1. He estado explorando tu blog. Verdaderamente es muy rico en contenidos, tanto en cantidad , como en calidad. Concretamente, esta noche, me he detenido en la sección de tus poemas. Me gusta tu poesía, tu soltura, tu ritmo y un lenguaje poético, cuyas figuras resuenan fácilmente en mí.
      Saludos cordiales..

      Le gusta a 1 persona

  1. Intenso poema, Claudia, como intensa es la vida.
    Sigamos dando la bienvenida a cada instante, a cada vivencia, al sol, al aire, a la risa de un niño, al olor de la hierba recién cortada. Saludemos y acojamos cada día con el pensamiento de que es único e irrepetible.
    Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s