María Elena Walsh 2

En mi entrada anterior sobre María Elena Walsh, publiqué las letras de algunas canciones escritas para “los adultos”… “Serenata para la tierra de uno”, “Como la cigarra”, “El cuarenta y cinco”, “Los ejecutivos”, “El viejo varieté”, “Vals municipal”, entre otras.

Hoy quiero compartir las que escuchaba de chica, las que compartía con mis alumnos, las que cantaba con mis hijos… Bellas canciones, llenas de poesía que aún hoy escucho y me transportan a un mundo mágico donde todo es posible.

Incluyo los enlaces a los temas cantados por María Elena (hay muchas otras versiones, pero no es lo mismo…)

En el País de Nomeacuerdo

En el país de Nomeacuerdo
doy tres pasitos y no me pierdo.

Un pasito para allí
no recuerdo si lo di.
Un pasito para allá,
ay, qué miedo que me da.

En el país de Nomeacuerdo
doy tres pasitos y me pierdo.

Un pasito para atrás,
y no doy ninguno más
porque yo, ya me olvidé
dónde puse el otro pie.

El reino del revés

Me dijeron que en el Reino del Revés 
nadie baila con los pies, 
que un ladrón es vigilante y otro es juez 
y que dos y dos son tres. 

Vamos a ver cómo es 
el Reino del Revés. 

Me dijeron que en el Reino del Revés 
cabe un oso en una nuez, 
que usan barbas y bigotes los bebés 
y que un año dura un mes. 

Vamos a ver cómo es 
el Reino del Revés. 

Me dijeron que en el Reino del Revés 
hay un perro pekinés 
que se cae para arriba y una vez 
no pudo bajar después. 

Vamos a ver cómo es 
el Reino del Revés. 

Me dijeron que en el Reino del Revés 
un señor llamado Andrés 
tiene 1.530 chimpancés 
que si miras no los ves. 

Vamos a ver cómo es 
el Reino del Revés. 

Me dijeron que en el Reino del Revés 
una araña y un ciempiés 
van montados al palacio del marqués 
en caballos de ajedrez. 

Vamos a ver cómo es 
el Reino del Revés. 

Vamos a ver cómo es 
el Reino del Revés.

Canción del Jardinero

Mírenme, soy feliz

Entre las hojas que cantan

Cuando atraviesa el jardín

El viento en monopatín

Cuando voy a dormir

Cierro los ojos y sueño

Con el olor de un país

Florecido para mí

Yo no soy un bailarín

Porque me gusta quedarme

Quieto en la tierra y sentir

Que mis pies tienen raíz

Una vez estudié

En un librito de yuyos

Cosas que sólo yo sé

Y que nunca olvidaré

Aprendí que una nuez

Es arrugada y viejita

Pero que puede ofrecer

Mucha, mucha, mucha miel

Del jardín soy duende fiel

Cuando una flor está triste

La pinto con un pincel

Y le pongo un cascabel

Soy guardián y doctor

De una pandilla de flores

Que juegan al dominó

Y después les da la tos

Por aquí anda dios

Con regadera de lluvia

O disfrazado de sol

Asomando a su balcón

Yo no soy un gran señor

Pero en mi cielo de tierra

Cuido el tesoro mejor:

Mucho, mucho, mucho amor.

Canción del Jacarandá

Al este y al oeste 
llueve y lloverá 
una flor y otra flor celeste 
del jacarandá. 

La vieja está en la cueva 
pero ya saldrá 
para ver que bonito nieva 
del jacarandá. 

Se ríen las ardillas, 
ja jajá jajá, 
porque el viento le hace cosquillas 
al jacarandá.

El cielo en la vereda 
dibujando está 
con espuma y papel de seda 
del jacarandá. 

El viento como un brujo 
vino por acá. 
Con su cola barrió el dibujo 
del jacarandá. 
Si pasa por la escuela, 
los chicos, quizá, 
se pondrán una escarapela 
del jacarandá.

Canción para bañar la Luna

Ya la luna baja en camisón

A bañarse en un charquito con jabón

Ya la luna baja en tobogán

Revoleando su sombrilla de azafrán

Quien la pesque con una cañita de bambú

Se la lleva a siu kiu

Ya la luna viene en palanquín

A robar un crisantemo del jardín

Ya la luna viene por allí

Su quimono dice no, no y ella sí

Quien la pesque con una cañita de bambú

Se la lleva a siu kiu

Ya la luna baja muy feliz

A empolvarse con azúcar la nariz

Ya la luna en puntas de pie

En una tacita china toma té

Quien la pesque con una cañita de bambú

Se la lleva a siu kiu

Ya la luna vino y le dio tos

Por comer con dos palitos el arroz

Ya la luna baja desde allá

Y por el charquito-quito nadará

Quien la pesque con una cañita de bambú

Se la lleva a siu kiu

Marcha de Osías

Osías, el osito en mameluco 
paseaba por la calle Chacabuco 
mirando las vidrieras de reojo, 
sin alcancía pero con antojo. 

Por fin se decidió y en un bazar 
todo esto y mucho más quiso comprar. 

Quiero tiempo, pero tiempo no apurado, 
tiempo de jugar que es el mejor. 
Por favor, me lo da suelto y no enjaulado 
adentro de un despertador. 

Osías, el osito, en el bazar 
todo esto y mucho más quiso comprar. 
Quiero un río con catorce pescaditos 
y un jardín sin guardia y sin ladrón. 
También quiero para cuando esté solito 
un poco de conversación. 

Osías, el osito, en el bazar 
todo esto y mucho más quiso comprar. 

Quiero cuentos, historietas y novelas 
pero no las que andan a botón. 
Yo las quiero de la mano de una abuela 
que me las lea en camisón. 

Osías, el osito, en el bazar 
todo esto y mucho más quiso comprar. 

Quiero todo lo que guardan los espejos 
y una flor adentro de un raviol 
y también una galera con conejos 
y una pelota que haga gol. 
Osías, el osito, en el bazar 
todo esto y mucho más quiso comprar. 

Quiero un cielo bien celeste aunque me cueste, 
de verdad, no cielo de postal, 
para irme por el este y el oeste 
en una cápsula espacial.

(Continuarán las canciones…)

Anuncios

4 thoughts on “María Elena Walsh 2

  1. ¡Una mujer para admirar! Siempre consideré muy buenos sus poemas cuando aparecían en los textos escolares, por lo hermosos, alegres, entretenidos y de fácil comprensión. Pero debo confesar que nunca indagué nada sobre ella. No sabía que además contaba con una hermosa voz para interpretar sus propias canciones. ¡Gracias Claudia por tus entradas que me han permitido conocerla un poco más!
    Ya veo que tengo algo en común contigo, además del gusto por el arte. Las dos hemos sido profesoras; aunque en honor a la verdad, nunca dejaré de serlo aunque ya no ejerza.
    ¡Un gran abrazo, Claudia!

    Le gusta a 1 persona

  2. Una extraordinaria mujer! Con fuertes convicciones que reflejaba en sus canciones y en su vida. Si las canciones y cuentos infantiles son adorables, los poemas para grandes son maravillosos. Algunos ya los publiqué en una entrada anterior. Y es cierto, una voz tan cálida, tan sentida. Y ya es cada vez más difícil encontrar en Internet, sus temas cantados por ella…
    Qué bueno saber que también tenemos en común la docencia. Y sí… hay cosas que nunca se dejan…. 🙂

    Me alegra mucho que te haya gustado lo que publiqué sobre María Elena Walsh (creo que no va a ser lo último) Es una manera de tenerla presente

    Cariños!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s