Ya es tarde             

 

Boca llena de signos de preguntas

como garfios de pirata

que se enganchan

en los dientes

y no salen.

Entonces no pregunto.

Sostengo uno de los ganchos

para acariciar

suavemente mi espalda

en un rito repetido

y ancestral.

Qué placer!

En fin, que no pregunto.

Ahora necesito

dos.

Y entonces puedo trepar

al viejo árbol.

Desde allí,

espero la llegada del tren

que se anuncia a la distancia

no bien el viento se ha detenido.

Salto al tercer vagón.

Y me voy.

Por lo tanto no pregunto.

Me entretengo al tiempo

en enhebrar preguntas

perdón, quiero decir signos

y armo una cadena

resistente y bien cerrada.

Pero, ¿con qué pregunto?

Por fin decido ordenar las cosas.

Acomodo los signos y palabras,

en sucesión lógica y precisa.

Atempero la voz, emito sonidos.

Ya estoy lista.

Te doy mi pregunta.

Y entonces ya te has ido.

Anuncios

4 thoughts on “Ya es tarde             

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s