Atardeceres

Cuando la tarde se hace bruma

en los colores repentinos del sol,

el viento acaricia la promesa

de escuchar tu mensaje y tu voz.

 

Claridad en la brisa que acompaña

caminatas que vuelven tras tus pasos

recordando el sendero prometido

y las huellas que has dejado atrás.

 

Es tan suave, tan fuerte, casi eterno

el aroma del paisaje que en tus ojos

se hace canto que anuncia atardeceres

entibiando el momento y esta paz.